domingo, 29 de marzo de 2015

¿QUIÉN DIJO QUE UNA PLAYA NO PODÍA SER ROJA?

Muestra de ello,  lo deja la imponente playa roja ubicada en Panjin (China), un espectacular paisaje que por sus maravillosos elemento nos deja sin habla. Parece estar fuera de la realidad lo que allí se aprecia, pero no es así.


Refugio para las aves migratorias.

Pues bien, la naturaleza y la realidad en sí misma son capaces de superar la ficción, cada uno de los paisajes que podemos apreciar en Colombia y en el mundo tiene la capacidad de asombrarnos con su belleza complejidad.

La playa roja es una reserva natural que se extiende por unas 3500 hectáreas alrededor del río Liao cerca al mar, además de adornar estas tierras con su espectacular color rojo e imponente extensión hace de refugio de 236 aves de las cuales aproximadamente 30 están en programas de protección.

Allí por tanto es el paradero de una gran variedad de aves migratorias que deben hacer un alto en sus largas travesías, y ¿Qué mejor lugar para descansar? Es como un hotel cinco estrellas para el reino animal.  

Su vívido color rojo lo debe a una singular planta denominada “Sargadilla” que inicialmente es verde y empieza nace entre los meses de abril y mayo durante época de verano, posteriormente empieza a cambiar su tonalidad enrojeciéndose hasta alcanzar el rojo intenso en el mes de septiembre cubriendo toda la marisma (llanura húmeda próxima al mar), para entonces ya es otoño.

Es una imagen digna de admiración, es uno de los tantos motivos que el hombre tiene para luchar por reconstruir el mundo y darle prioridad a la naturaleza sobre el vacío e incierto mundo de lo material. 

Zona destinada para turistas

Pese a que es una reserva natural, se encuentra cerrada al público, sin embargo una pequeña parte está destinada al turismo. Es uno de los lugares que se deben visitar en el mundo.