lunes, 30 de marzo de 2015

¡ORGÁNICOS PERO PELIGROSOS!

Desde hace algunos años, las personas que se percataron del daño ambiental causado por las malas prácticas del ser humano empezaron a promover acciones que contrarrestaran el impacto negativo.
La tala de árboles fue una de las muchas situaciones que hoy tienen al planeta sin ecosistemas, con especies al borde de la extinción, y con el aire sumamente contaminado. Por tanto, esta práctica se volvió noticia cada vez más frecuente.

Llegaron entonces ecologistas y reforestadores a componer la situación, pero sin saber (por falta estudios a conciencia) que lo que hacían era un daño mayor. El error radica en el hecho de que estaban sembrando árboles exóticos en suelo nacional.
 

Las consecuencias de este grave error, consiste en tres factores determinantes para el desarrollo del medio ambiente: la acidificación de los suelos,  la disminución de reservas de agua subterránea y la desecación de los ríos (puesto que son árboles que requieren de abundante agua para su desarrollo). Los arboles a los que se hace referencia son los eucaliptos, y los pinos.

Además, los minerales que enriquecen los suelos colombianos tales como el hierro y el aluminio, son absorbidos por estos árboles dejándolos áridos, sin vida, sin la posibilidad de engendrar nuevas especies de flora.  Ya que los suelos terminan intoxicados.

Altamente nocivo con los suelos Colombianos.Adicionalmente, y como si fuera poco, la siembra de eucaliptos y pinos requiere del uso considerable de insecticidas y fungicidas, con el fin de evitar que se pudra la madera, pero contaminando seriamente el ambiente debido a sus propiedades químicas.

Los árboles nativos por su parte son altamente beneficiosos ya que protegen al suelo de la lluvia, el sol y la erosión demás de servir como abono altamente enriquecedor para el suelo; sin embargo los árboles nativos se han visto desplazados (peligrosamente) por los árboles exóticos.

En conclusión la reforestación puede llegar a ser aún más nociva para el entorno cuando se siembran especies no originarias del territorio nacional.